PROGRAMA DE INTERVENCIÓN
COMUNITARIA
Diseño Metodológico

El diseño metodológico del Programa de Intervención Comunitaria articula los componentes pedagógico, territorial y de investigación, a través de cinco grandes fases: la primera, denominada Fase 0, de preparación y planificación del trabajo, en la cual se buscan generar las condiciones para el trabajo con estudiantes y docentes, esta fase incluye la alianza de la universidad con el municipio, la definición de los barrios y la posterior consolidación del equipo con los socios comunitarios y organizaciones que nos recibirán en el barrio, luego, se inicia el trabajo propiamente curricular, en el que estudiantes y docentes inician su trabajo en los barrios. En la Fase 1, denominada Familiarización y Sensibilización, se realiza un primer encuentro en los barrios, a través del cual se construyen los primeros vínculos y se levantan los primeros indicios para la elaboración de un diagnóstico. A continuación, en la Fase 2, se utilizan diversas técnicas para recoger y levantar información diagnostica sobre los barrios, a fin de nutrir los procesos de planificación barrial y de sustentar los proyectos que realizarán los estudiantes. En la Fase 3, de Jerarquización y Diseño, se elaboran proyectos en conjunto con los vecinos y vecinas del barrio; y por último en la Fase 4, los estudiantes implementan los proyectos que hayan sido seleccionados por la misma comunidad.

A continuación, una figura donde se grafica la metodología y una breve descripción de las fases metodológicas con sus respetivas descripciones.

 

 

Para revisar el detalle de este diseño, pinche aquí.

Fase 0: Esta fase de inserción de la Universidad en el barrio, buscando generar las condiciones para comenzar el trabajo de estudiantes y docentes en los barrios. En esta fase se generan las alianzas con las autoridades municipales, con las organizaciones y con los socios comunitarios de los barrios. Se acuerdan posibilidades y condiciones y por sobretodo se releva el sentido del programa, acordando expectativas y proyectando el trabajo conjunto.

Además, se definen los sectores donde se trabajará y se realizan los procesos de inducción necesarios para preparar y planificar el trabajo conjunto.

Los criterios para el ingreso de un barrio al Programa son:

  • CESFAM como organización territorial de base.
  • Barrio cercano a un metro o de fácil acceso a locomoción pública
  • Organizaciones comunitarias activas
  • Máximo de 10.000 habitantes

Fase 1. Familiarización y sensibilización: es la fase de aproximación inicial al barrio, en la cual los estudiantes se familiarizan con las características de la comunidad y su territorio, aproximándose a la vida cotidiana, a la identidad, a los recursos sociales, culturales y físicos del barrio, así como también a las organizaciones e instituciones que forman parte de él.

Fase 2. Descripción del territorio y producción de información: durante esta fase lo/as estudiantes describen y analizan las condiciones de vida de la comunidad en el territorio a través del levantamiento de información, que permita identificar las principales necesidades y características de las personas. Se realizan observaciones directas, entrevistas, revisión de oferta pública, aplicación de encuestas y de diversas estrategias metodológicas que permitan identificar, en conjunto con la comunidad, las prioridades del barrio.

Fase 3. Jerarquización de necesidades y diseño de proyectos: en esta fase, los estudiantes organizan y jerarquizan las principales necesidades de la comunidad a partir del levantamiento de información realizado en la fase anterior. De esa manera, los estudiantes diseñan proyectos en conjunto con los actores comunitarios y técnicos gubernamentales del territorio.

Fase 4. Implementación, gestión y evaluación de proyectos: considera la implementación y gestión de los proyectos elaborados por los estudiantes en la fase anterior, así como también diálogos y negociación permanente con los actores comunitarios y técnicos gubernamentales del territorio. En esta fase, los estudiantes continúan con las líneas de trabajo iniciadas en la fase anterior, a fin de responder a las necesidades y a las problemáticas prioritarias en acuerdo con los vecinos, dirigentes y organismos gubernamentales.